¿Preparados para un Incendio? No, si vas en sillas de ruedas

Era viernes 10 de noviembre. Todos estábamos en clase de Prevención de riesgos laborales realizando una actividad grupal cuando, de pronto, sonó la alarma de incendios. Sabíamos que era un simulacro de incendio , ya que semanas antes nos avisaron a todos:  “Chicos, estar atentos porque en los próximos días sonará la alerta para prepararnos por si hay fuego en el insti. Haremos el simulacro. Tranquilos solo será eso simulacro…, concluyó nuestro tutor”.

 

¿Cómo actué yo ante esa tensa situación?

 

Os cuento mi experiencia. Mientras hacíamos la actividad, como el resto de días en clase, me encontraba frente a mi pupitre manteniendo una relajada chala con las chicas de mi grupo. De pronto, oímos de fondo un sonido fuerte a bastante distancia de nuestra aula. Con la puerta cerrada no sabíamos ni mis compañeros ni yo qué era exactamente eso que se oía , pero enseguida abrimos la puerta de clase para poder identificarlo bien.  Pegué un bote que casi salgo volando del susto que me di ! Es la alarma! , dije todavía con el tembleque en las piernas y siguiendo el protocolo que tenemos en el instituto.

 

Me quedé en clase, ya que en el edificio no hay aula” innífuga o habitación que no se quema, y tampoco se debe coger el ascensor en caso de emergencia. Así que me quedé ahí quieta. 

 

¿ Que debo hacer entonces ?, fue la pregunta que se me vino a la cabeza en ese momento. Pregunta que ya le había hecho a mi profesor días y  meses antes del simulacro. 

 

Y a esa inquietante pregunta él me respondió que quedarme con una amiga en clase, que ya vendría el profe escoba, que es el último en salir y que con él vendría un bombero/a a rescatarnos. Pero antes debíamos alertar nosotras por la ventana de que estábamos allí, aunque el profe que estuviera con nosotras también tiene que avisar de nuestra presencia en clase y decir que voy en silla de ruedas y que hay una compañera conmigo.

 

Inmediatamente  después de recibir esa respuesta mi reacción fue decirle al tutor que en mi anterior insti sí que había aula que no prendía en ese caso y que me parecía fatal.

 

Después de esa conversación en la que le hice reflexionar sobre medidas de seguridad me giré con la silla hacia atrás y le dije a la compañera que se queda conmigo medio en broma medio enserio: ¡si morimos morimos juntas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s